Menú

La sostenibilidad ambiental en Hipatia

 

Nos encontramos en una situación de emergencia climática enmarcada dentro de una crisis multidimensional. Por ello, consideramos que no podemos educar como si nada estuviese cambiando. Es nuestra responsabilidad ayudar al alumnado a comprender el mundo en el que vive y a desenvolverse satisfactoriamente en él, así como a convertirse en un agente activo y positivo de cambio. Para lograrlo, debemos asegurarnos de que el alumnado sale de la escuela con los conocimientos imprescindibles para el mantenimiento de la vida y con las herramientas necesarias para construir mundos más sostenibles y justos.

Cada vez se hace más necesaria una educación donde las personas seamos capaces de percibirnos como ecodependientes ya que necesitamos el medio natural del que formamos parte y debemos aprender a vivir dignamente dentro de los límites de recursos y sumideros del planeta, al mismo tiempo que permitimos que otras especies, presentes o futuras lo hagan.

Por ello, en Hipatia hacemos una apuesta firme por la sostenibilidad ambiental que se concreta en acciones como las que desarrollamos a continuación.

La primera de ellas viene de la mano de la ALIMENTACIÓN, a través del comedor escolar, del Restaurante-Escuela Bitácora, del Biopack (desayunos elaborados y servidos por el alumnado de FPB de Cocina y Restauración) o de los desayunos colectivos de las primeras etapas. Estas iniciativas persiguen una alimentación sostenible al cuidar tanto los ingredientes (producción ecológica, cercanía, temporada, condiciones laborales por encima del convenio colectivo) como el menú. Además, la oferta del comedor va acompañada de una aplicación didáctica y sensibilización de toda la comunidad educativa.

Para favorecer que en nuestras casas podamos mantener la alimentación ecológica como en el colegio, disponemos de un Grupo de Consumo Agroecológico, coordinado por la Comisión Ecosocial de Familias que sirve alimentación ecológica a profesorado, PAS y familias de Hipatia.

Otra de las áreas de intervención es la GESTIÓN DE LOS RESIDUOS en el Centro, siguiendo la regla de las 3 Rs. Desarrollamos acciones para reducir los residuos que generamos a través del compostaje de residuos orgánicos en nuestras composteras o del fomento de envases reutilizables en los desayunos del alumnado. Reutilizamos materiales a través por ejemplo, de la reutilización del papel en todas las aulas del centro y tenemos diseñada toda una campaña de reciclaje que consiste en disponer de papeleras para separar residuos en todas las aulas y espacios comunes del centro (con sus carteles explicativos correspondientes) y de una organización rotativa a través de la cual es el propio alumnado (acompañado por sus familias en los cursos inferiores) quien se encarga de tirar los residuos generados en cada clase a su contenedor correspondiente.

En esta campaña tiene un papel fundamental la figura de los ECOLEGAS,  quienes se encargan de realizar talleres de sensibilización y conciencian diariamente a sus compañeras y compañeros en la gestión sostenible de los residuos y en la eficiencia energética. En Hipatia hay Ecolegas de Aula en todas las clases del Centro. Además, existe una Comisión de Ecolegas en primaria y otra en Secundaria, que funcionan como grupos promotores de diversas acciones y campañas.

Los grupos de Ecolegas de Hipatia, además, participan en un encuentro ecosocial anual junto a otros alumnos y alumnas del resto de centros educativos pertenecientes a FUHEM.

El protagonismo y el empoderamiento del alumnado constituye una iniciativa imprescindible para fomentar el compromiso social y para que se convierta en agente activo de cambio positivo. En Hipatia existen otros grupos de alumnado organizado que podéis encontrar aquí

Además de estos grupos de alumnado, existen otras ESTRUCTURAS DE COORDINACIÓN ECOSOCIAL: La Comisión Ecosocial (formada por un docente de cada edificio y la Coordinadora Pedagógica del centro y que a su vez se relaciona con las coordinaciones ecosociales del resto de colegios de FUHEM) y la Comisión Ecosocial de Familias.

Para ofrecer una educación ecosocial integral también nos valemos de metodologías activas que tiene en común la construcción colectiva del conocimiento, la inclusión educativa y la cooperación. Destacamos dos de ellas: El APRENDIZAJE Y SERVICIO (que vincula una necesidad social, los contenidos curriculares y el desarrollo de un servicio a la comunidad y es un ejemplo de cómo poder adquirir aprendizajes enfocados al bien común) y el aprendizaje práctico en el AULA VIVA (donde se aprenden de manera práctica los saberes ligados a la tierra)

Consideramos que no sólo hay que tener en cuenta cómo se enseña, sino también qué se enseña. En este sentido, a lo largo de todas las etapas educativas desarrollamos un CURRÍCULO ECOSOCIAL   que, de manera transversal, relaciona los contenidos oficiales de la actual ley educativa con los contenidos ecosociales. Este enfoque transversal permite que estas competencias ocupen un lugar central en el proceso de aprendizaje, permite trabajarlas sin menoscabo de los contenidos reglados y desarrollarlas en profundidad, de manera continuada y con una coherencia vertical (a lo largo de todos los cursos) y horizontal (a lo largo de las distintas materias). Este currículo ecosocial constituye la base de los MATERIALES DIDÁCTICOS interdisciplinares y con enfoque ecosocial elaborados desde FUHEM que utilizamos en diversos niveles educativos.  De manera puntual, aprovechamos la Conmemoración de Días Especiales (EFEMÉRIDES) como el Día de la Biodiversidad o el Día de la Tierra para la realización de proyectos interdisciplinares o interetapas en los que participa la Comunidad Educativa.

Fuera de las aulas estamos generando transformaciones para crear PATIOS SOSTENIBLES (teniendo en cuenta tanto el espacio físico como el espacio social), a través de la autoconstrucción utilizando materiales reutilizados o con un bajo impacto ambiental, de la creación de zonas verdes o de la organización de Recreos Ecosociales.

Las acciones descritas y las que continuaremos impulsando nos llevaron a declararnos Colegio por el Clima, a través de la adhesión del Consejo Escolar a un documento en el que se reconoce la grave situación de alteración, degradación, desaparición o colapso en la que se encuentran nuestros ecosistemas y donde declaramos nuestra firme determinación para continuar desarrollando medidas concretas de reducción de las emisiones en el ámbito de la vida escolar y en la acción y la formación de la comunidad escolar, con el fin de responder de forma real y significativa a la emergencia climática, en la escala que responsablemente nos corresponde.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies. Puede consultar nuestra política en el botón "más información"